Termitas de la madera seca

Termes de cuello amarillo o Kalotermes flavicollis (autóctona) y Cryptotermes brevis (invasora).
Termitas de la madera seca

Descripción:

Qué es: Kalotermes flavicollis es una de las dos especies de termitas autóctonas en Europa, juntamente con Reticulitermes spp. Cryptotermes sp. proviene de Sudamérica, se encuentra en las Canarias y desde 2005 a 2009 también se ha detectado en Barcelona y Portugal. Cryptotermes es de las especies invasoras consideradas más dañinas. A estas termitas se le llama erróneamente termita de la madera seca, aunque realmente la madera atacada tiene un cierto grado de humedad (10-20%). Aunque sí que es verdad que estas termitas resisten largos períodos sin agua y prefieren las maderas más duras y secas que otras termitas. Dependiendo de la zona se le conoce como termita, hormigo blanco o comején.

Clasificación: Forman parte del orden Blattodea (como las cucarachas), infra orden Isoptera (porque sus dos pares de alas son iguales) y familia Kalotermitidae, la cual está compuesta por más de 250 especies, entre ellas, Kalotermes flavicollis y Cryptotermes brevis. Esta familia está considerada como termita inferior ya que filogenéticamente hablando es más primitiva (estaría en la base de la rama evolutiva)

Morfología: El cuerpo de la termita está dividido en 3 partes: cabeza (bien diferenciado), tórax y abdomen. Entre el tórax y el abdomen no hay una cintura como en los himenópteros (hormigas, abejas, avispas), esto hace que tengan un cuerpo más homogéneo. La cabeza contiene las antenas no acodadas (característica de las termitas, que ayuda a diferenciarlas de las hormigas), los ojos compuestos (en las castas que los presenten) y un par de ocelos. En los individuos alados de Kalotermes, el protórax es de color amarillo a diferencia del resto del cuerpo que es marrón oscuro. También presentan una escama por donde se han quebrado las alas. Finalmente, del tórax también salen los 3 pares de patas que poseen las termitas. El abdomen está dividido en 10 metámeros, y se distingue del tórax por ser ligeramente más ancho, con forma ovalada. Las hembras presentan un abdomen ligeramente más grande que los machos. Las termitas presentan diferentes castas, y éstas presentan diferencias morfológicas. Por ejemplo, los soldados son de mayor tamaño, presentan una cabeza cuadrangular, más oscura que el resto del cuerpo y sin ojos compuestos. Lo que más destaca son las mandíbulas súper desarrolladas y negras que presentan para defender el nido y a las otras termitas. Los individuos sexuados suelen tener un cuerpo más oscuro y presentan alas que les permitiría alzar el vuelo y fundar nuevas colonias, aunque no son buenos voladores y no se alejan mucho del foco original. Las diferenciaciones morfológicas se pueden dar tanto en estadios larvales como ninfales, lo que sí hay que tener en cuenta es que como más tardía sea esa diferenciación más tardará en realizarse. Cryptotermes suele ser de un color más blanquecino, a excepción de los reproductores (que son castaños) y la cabeza de las termitas soldado (que es prácticamente negra). Los soldados son muy escasos, y presentan una cabeza más achatada, como arrugada, y sus mandíbulas no están tan desarrolladas como en otras especies, haciendo su cabeza redonda en lugar de cuadrangular. Las obreras no miden más de 5 mm, las soldado entre 4-6 mm, y las reproductoras llegan a los 12mm. En los nidos, la principal señal que nos permite identificar y distinguir este tipo de termitas de las subterráneas son los gránulos fecales que necesariamente desprenden al exterior y que se observa cerca de las maderas infestadas en forma de arena. Cuando se detectan estos gránulos en colonias de Cryptotermes, es porque ya llevan años viviendo en esa madera. Los huevos son blanquinosos, cilíndricos y ligeramente curvos, recordando a una alubia. Presentan cierta flexibilidad ya que se engrosan ligeramente desde que son puestos hasta que eclosionan.

Ciclo Biológico: El ciclo de los termes es complicado y lento si la colonia es poco numerosa como en Cryptotermes, que en invierno la puesta de huevos se detiene durante varios meses. Las termitas son insectos hemimetábolos, pasan por 3 estadios: huevo, ninfa y adulto. La primera puesta de huevos será de 10-12 unidades en la cámara nupcial para Kalotermes (2-5 uds. en Cryptotermes), se pondrán a los 18 días de construirla y eclosionarán 50-60 días después. La primera puesta siempre es más pequeña que las otras, porque son atendidas por el rey y la reina, y poco a poco la hembra irá hipertrofiando su abdomen hasta que ella alcance unos 2cm de longitud, lo que le otorgará la capacidad de poner puestas de huevos más numerosas (aunque una colonia de Kalotermes flavicollis suele ser de 600 individuos, como máximo 1.000).  K. flavicollis presenta 7 estadios ninfales, en los que gradualmente va modificando su morfología a diferentes castas. Se habla de larvas (propio de los insectos holometábolos) en los primeros estadios ninfales, ya que no presentan ciertas características. Poco a poco, las ninfas irán mudando su exoesqueleto e irán especializándose cada vez más en una casta determinada. Las castas formadas pueden ser: Reproductores primarios (con alas, que saldrán volando en otoño para formar nuevos termiteros), secundarios o neoténicos (sin alas, que se quedarán en el termitero para ayudar a la pareja fundadora a aumentar la colonia) o soldados (que defenderán la colonia). En el caso de Kalotermitidae, al ser unas termitas primitivas (inferiores filogenéticamente hablando), no existe una casta de obreras propiamente dicha. Este puesto lo ocupan los pseudoergados, que serían ninfas maduras, organismos totipotentes en los que se pueden especializar en alguna casta si fuera necesario. La diferenciación morfológica de cada casta se inicia en medio de las etapas ninfales, y una vez iniciado el camino, ya no hay vuelta atrás. Es un proceso complejo, que se basa en procesos hormonales, pero también interactúan el tipo y cantidad de alimento recibido y feromonas sociales o de regulación de castas (producidas por la reina y repartidas por el termitero mediante el alimento). Así pues, en el termitero encontraremos huevos, ninfas, los sexuales funcionales (rey y reina y puede que algunos neoténicos), soldados y pseudoergados (falsas obreras). Si el termitero perdiera al rey y la reina, una pareja de neoténicos podrían ocupar su lugar como reproductores principales (Kalotermes flavicollis solo tiene un rey y una reina a la vez), convirtiendo a la colonia prácticamente en inmortal. Además, si nos encontramos en otoño, también podríamos encontrar en el termitero individuos alados, que saldrían al exterior para reproducirse sexualmente, buscar una nueva fenda en otra madera y construir ahí la cámara nupcial, donde pondrán los huevos. Generalmente, una colonia puede vivir 10 años o más.

Comportamiento: A diferencia de las termitas subterráneas, las de la madera seca construyen sus nidos en lo que es su fuente de alimentación, el interior de la madera que atacan. Forman pequeñas colonias entre 1000- 5000 individuos. Kalotermes flavicollis no supera nunca los 1.500, y es algo excepcional, ya que suelen ser colonias de 600-1000 individuos mientras que Cryptotermes brevis forma colonias de no más de 300 individuos, aunque suele formar varias colonias independientes dentro de la misma madera. Son de las especies de termitas más primitivas, donde falta una casta real de obreras, muy presente en Reticulitermes sp. No es habitual encontrar Kalotermes en el interior de una vivienda atacando algún marco de puerta, ventana o elemento estructural. No obstante, se dan algunos casos generalmente en elementos en contacto con el exterior (extremos de las vigas, antiguos portones...) y próximo a una fuente de humedad. En estos casos la entrada de las termitas se lleva a cabo mediante sus vuelos nupciales, procedente de alguna colonia cercana. Aunque se los identifica con el nombre de “termitas de la madera seca” realmente necesitan una madera con un elevado grado de humedad en su interior, del contrario, morirían. Pero en comparación con las termitas de la madera húmeda, donde ésta puede estar encharcada de agua, se la considera más seca. Suele desarrollarse en madera viva, tocones o pies de árboles, y especialmente en los troncos de las cepas de vid (causando daños en la agricultura), aunque también pueden alimentarse de hojas, semillas, hierbas, productos del humus y cualquier otra materia de origen vegetal. Para alimentarse de la celulosa tienen en su intestino una simbiosis con bacterias y protozoos, éstos les ayudan a digerir la celulosa y son transmitidos entre individuos por trofolaxia (boca-boca, ano-boca). Los individuos especializados en las diferentes castas no suelen alimentarse por sí mismos, dejando esta tarea a los neoténicos y principalmente a los pseudoergados o falsas obreras. Éstos, se encargarán de alimentar a las ninfas, a los soldados al rey y a la reina. Atacan el interior de la madera tanto a lo largo como a lo ancho, formando una galería muy diferente a la de las termitas subterráneas, dejando una fina capa superficial intacta y dificultando su detección. para cuando son detectadas los daños pueden ser considerables y se pueden observar cómo dentro de las galerías permanecen los excrementos, en forma de bolitas o barriletes fecales. Esta característica ayuda a distinguir a las termitas de la madera seca de las subterráneas, ya que las galerías de éstas están limpias y despejadas. Si se fragmentara la colonia, en termitas de la madera seca no se necesitarían más de 12 termitas para formar una nueva colonia, mientras que en las termitas subterráneas se necesitarían alrededor de 50 individuos. Sabemos cómo se diferencian las castas (mediante hormonas y feromonas sociales), pero no sabemos por qué o quién decide la diferenciación de los individuos ni en qué número, ni cómo llevan el recuento de cada casta. Por ejemplo, Kalotermes flavicollis, suele presentar menor número de soldados (sobre todo en etapas iniciales de la colonia) que otras especies de termitas. Eso forma parte de la complicada organización eusocial que presentan estos organismos.

Hábitat y Distribución geográfica: La familia Kalotermitidae está distribuida por zonas costeras o con fuerte humedad ambiental como en los trópicos y sólo hay una especie autóctona de la península Ibérica: Kalotermes flavicollis. Originalmente se determinó una especie típica de la zona Berbería (Norte de África), posteriormente se sabe que tiene una distribución paleártica siendo muy abundante en las zonas costeras del Mediterráneo. Puede vivir en madera tanto muerta como viva, por tanto, es un problema tanto para elementos estructurales como para la agricultura: árboles frutales y sobre todo la vid. Cryptotermes sp., es una especie invasora, que proviene de Sudamérica y se desarrolla en madera seca (construcción, mobiliario), como Kalotermes. Se encuentra en las Islas Canarias, Barcelona y Lisboa y en los tres casos se sospecha que su entrada fue por mercancías portuarias.

Importancia Sanitaria y Riesgos: Kalotermes flavicollis es una especie problemática en España porque causa daños en cultivos de leñosas (árboles frutales y vid), en explotaciones forestales, en la arboleda pública como los plataneros (principal causa de su vaciado, juntamente con los hongos xilófagos) y también es causa de la destrucción de estructuras de madera en inmuebles urbanos. No hay que menospreciar Cryptotermes por sus pequeñas colonias, al contrario, ha llegado a nuestro territorio y tiene la capacidad de invadirlo, y justamente por formar colonias más pequeñas puede pasar inadvertido más fácilmente, provocando igualmente daños devastadores.

Plaga: Las termitas son una de las plagas más difíciles de detectar. Hay varios factores que lo dificultan: los hábitos crípticos propios de las termitas, el desconocimiento de las diferentes especies (cómo son, qué hacen, características específicas...), la confusión con gusanos y/o hormigas (la enjambrazón de individuos alados de ambas especies puede coincidir en el tiempo) y finalmente el hecho de que atacan la madera desde el interior y para cuando se detectan, ya hay un daño considerable en la madera. Aunque Kalotermes flavicollis y Cryptotermes brevis sean especies que forman una pequeña colonia, que los daños producidos son localizados (no generalizados) y que sus ataques sobre los elementos de la madera en edificios son limitados, no hay que olvidar que una colonia suele vivir más de 10 años y que son unos consumidores voraces. Además, gracias a los reproductores secundarios, que pueden sustituir a los primarios cuando sea necesario, convierte a la colonia en un organismo prácticamente inmortal, de manera que una vez detectada es muy importante una correcta eliminación de la colonia.

Tratamiento:

Tratamiento químico

  • Tratamiento para el control de las termitas de la madera seca.
  • Tratamiento basado en la aplicación de un producto químico específico en forma de gel que mejora la penetración y la distribución del producto.
  • El tratamiento del interior de las vigas, se realizará mediante tacos inyectores que se caracterizan por contener una válvula que evita el retroceso del producto una vez inyectado, garantizando en todo momento la penetración del producto dentro de la madera y, por lo tanto la correcta impregnación.
  • El tratamiento exterior de las vigas, se realiza mediante una impregnación del producto ya sea con pulverización o pincelado.
  • La penetración del producto depende en gran medida de la presión con la que se aplique, así es necesaria la ayuda de pistolas con grupos de presión mecanizada.
  • Con la realización de un tratamiento químico, no sólo eliminamos cualquier plaga activa de su interior, sino que prevenimos que esta madera sea atacada mientras el producto permanezca activo.
  • Garantía de 5 años.

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.