Pececillo de plata (de cola larga) o Cucaracha de agua

Lepisma saccharina , Ctenolepisma longicaudata
Pececillo de plata (de cola larga) o Cucaracha de agua

Descripción:

Qué es: Son de los insectos más antiguos que hay, llevan muchos millones de años sobre la Tierra y prácticamente no han sufrido cambios. No tienen alas, a diferencia de la gran mayoría de insectos. Lepisma saccharina es conocido como pececillo de plata y Ctenolepisma longicaudata es conocido como pececillo de plata de cola larga.

Clasificación: Aunque hay reorganizaciones taxonómicas recientes (y muy frecuentes), actualmente se consideran insectos dicóndilos (como la inmensa mayoría de insectos), pero este clado se subdivide en dos: los Zigentomos (Orden Zygentoma = pececillos de plata) y los Pterigotos (O. Pterigota = libélulas, efímeros y neópteros [cucarachas, mantis, saltamontes, escarabajos, mariposas, abejas, hormigas...]).

Morfología: Miden entre 7 y 15mm de longitud y son de color plateado, por sus escamas que recubren todo su cuerpo. Estas escamas aparecen en la tercera muda, lo que hace que las primeras mudas sean de color blanquecino. Tiene el cuerpo alargado y aplanado, dividido en cabeza, tórax y abdomen, aunque cuesta distinguir cada parte. La cabeza es muy pequeña, y ahí tienen los pequeños ojos compuestos, muy separados y rudimentarios, las largas antenas y unos filamentos alrededor más cortos. El tórax tiene 3 segmentos y de cada segmento le sale un par de patas, que suelen ser de color crema-anaranjado, como las antenas y los cercos abdominales. El abdomen tiene 10 segmentos y el último es largo y fino. También presenta dos cercos, que en conjunto da la apariencia de tener tres colas, todas ellas de color crema. Todas las especies de pececillos de plata (las más habituales: Lepisma saccharina y Ctenolepisma longicaudata) se parecen mucho morfológicamente, pero hay una serie de diferencias que ayudan a distinguirlos. Ctenolepisma longicaudata puede ser ligeramente más grande, más claro (gris plata, mientras que Lepisma saccharina suele ser más gris antracita), presenta más vellosidades y la diferencia más destacada es que los cercos y al último segmento abdominal (las 3 colas) son mucho más largas.

Ciclo Biológico: El ciclo biológico de este insecto varía en función de la temperatura, lo que hace que desde que sale del huevo hasta que se convierta en adulto puedan pasar entre cuatro meses o hasta 3 años. Necesita temperaturas mínimas de 20ºC para desarrollarse, siendo entre 25-30ºC su temperatura ideal, en la cual una hembra puede depositar centenares de huevos. Los huevos son colocados en grupos de 2 a 20 unidades (máximo diario), siempre escondidos en grietas y oquedades en las paredes, muy difíciles de detectar. De los huevos saldrán las ninfas, aproximadamente 8 mudas diferentes (unas 4 al año) debido a su crecimiento constante. Hasta que llegue al adulto, sexualmente activo. No se produce cópula, ya que su fecundación es externa: el macho produce un espermatóforo (cápsula con esperma), que deja colgando y luego “corteja” (conduce) a la hembra hasta llegar a él. La hembra lo reconoce mediante marcas bioquímicas, lo introduce en su abertura genital (interior) y lo fecunda. La longevidad de estos insectos puede ser de hasta 7-8 años. Es completamente imposible que un pececillo de plata se reproduzca en un lugar frío y seco.

Comportamiento: Son nocturnos y son muy ágiles: pueden correr rápido y escalar muy bien. Tienen la capacidad de recorrer grandes distancias en busca de alimento, y cuando la encuentran se mantienen cerca. No detectan la comida a distancia, como lo harían las cucarachas, sino que simplemente se “topan” con ella ya que son organismos muy primitivos y sus métodos de detección son bastante arcaicos. Sólo hay 3 animales que puedan digerir la celulosa (ellos mismos sintetizan la enzima celulasa directamente): Lepisma saccharina, algunas termitas de la familia Termitidae y el molusco bivalvo Teredo navalis. El resto de los animales que se alimentan de celulosa, que es la gran mayoría, digieren la celulosa gracias a una simbiosis con bacterias (flora intestinal). Los herbívoros han desarrollado el ciego (nuestro apéndice, inútil en nuestro caso) y los rumiantes tienen un estomago modificado conocido como “Rumen”. Estos insectos, no necesitan nada de esto ya que son capaces por sí mismos de digerir la celulosa. Principalmente se alimentan de hongos, pero también de otras materias orgánicas formadas por almidón y otros polisacáridos (cartón, celulosa del papel, siliconas, el pegamento de encuadernar los libros, moho, azúcares, restos de tejidos, cabellos...). Tienen una fuerte fototaxia negativa (huyen de la luz), lo que hace muy difícil verlos ya que huyen corriendo al encender las luces. Necesitan un alto grado de humedad (min 50-70%), sin la cual no se podrían reproducir. Pasan la mayor parte del tiempo escondidos en sus guaridas, o en el interior de sus fuentes de alimentación.

Hábitat y Distribución geográfica: Insecto cosmopolita, puede vivir en la mayoría de los lugares y climas. Su hábitat ideal es húmedo, sin luz, y una temperatura cálida, entre 25-30ºC. Solemos encontrarlos en las viviendas, da igual lo limpias que estén, estos insectos necesitan muy poca cantidad de alimento. Reuniendo todas sus preferencias, las estancias típicas en las que los encontramos son: los cuartos de baño, debajo o detrás de los muebles, en sótanos, garajes... Podemos verlos cómo se esconden en los zócalos o en los marcos de las puertas, ya que se alimentan de silicona, o en pequeñas grietas u oquedades de las paredes y del suelo.

Importancia Sanitaria y Riesgos: los peces de plata son insectos totalmente inofensivos: no pican, no tienden a entran en nuestros orificios mientras dormimos (como dice la creencia popular), no contamina la comida y no transmiten enfermedades al ser humano. Pueden causar un daño económico si se alimentan de documentos, libros, sellos antiguos y/o valiosos. También podrían provocar un daño sanitario, ya que muchas veces estos insectos van acompañados de la aparición de ácaros u otros insectos, y esto podría provocar alergias.

Plaga: La aplicación de insecticidas es totalmente diferente en este grupo de organismos, por tanto, es preferible contactar con un especialista si hay una gran plaga, o si se desea acabar con ellos para prevenir problemas de salud.

Tratamiento:

Existen varios sistemas de lucha contra los pececillos de plata (Lepisma saccharina), por lo que valoraremos la situación y elegiremos el tratamiento más adecuado a cada entorno y circunstancia.

Tratamiento con cebos insecticidas por ingestión

  • El tratamiento se realiza mediante un gel insecticida de última generación que se aplicará a las áreas sensibles al paso de los insectos y siempre oculto a la vista.
  • Otra ventaja de este tratamiento es también su aplicación en áreas próximas a sistemas y aparatos eléctricos (neveras, cocinas, cafeteras, ordenadores, etc.) sin que se produzcan anomalías.
  • Este sistema nos permite actuar con una máxima eficacia en aquellos lugares donde tenemos la plaga localizada, con una alta acción de choque y un efecto residual excelente.
  • Otra ventaja de este tratamiento es que se minimiza el riesgo de entrada en contacto con el producto y evita molestias y contratiempos al cliente.
  • Un gel insecticida es un producto totalmente inodoro que contiene un cebo que ingieren provocando el colapso de su sistema.
  • La aplicación del producto se hace mediante una pistola específica para este uso.
  • Para llevar un control exhaustivo de la población de insectos y detectar inmediatamente una posible re infestación, es muy recomendable efectuar inspecciones periódicas.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos, ni hacerlo de noche.
  • No es un producto tóxico y es altamente efectivo.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque con hielo y con cebos en forma de granulado, seguimiento periódico.

Tratamiento con insecticidas de acción por contacto

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo que se aplicará en los escondrijos y en las áreas sensibles al paso de los insectos.
  • Requiere cerrar la zona a tratar, retirar los alimentos y tiene un plazo de seguridad a respetar antes de volver a entrar en la zona afectada.
  • No son productos tóxicos, son productos plaguicidas con catalogación máxima de nocivos y son altamente efectivos.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

Tratamiento con temperatura

  • La temperatura óptima para el desarrollo y reproducción de la mayoría de los insectos, se encuentra entre + 15 ° C y + 35 ° C. A temperaturas superiores a + 45 ° C se pueden exterminar las plagas en todos sus estadios evolutivos (huevo, larva / ninfa, pupa y adulto) en pocas horas, debido a que las enzimas animales se desnaturalizan por encima de los 42º C. Esto ocasiona la parada de los procesos metabólicos y la biosíntesis y el individuo muere.
  • El tratamiento por calor se puede completar si es necesario con un tratamiento químico en puntos o zonas donde el calor no pueda penetrar.
  • Una ventaja de este sistema es que, al poder acceder a las zonas a tratar durante la ejecución del tratamiento, se puede comprobar donde se refugian los insectos y permite modificar o adecuar los protocolos de control y limpieza.
  • Otra ventaja es que no hay que cumplir ningún plazo de seguridad una vez finalizado el tratamiento y se puede acceder a la zona afectada inmediatamente.

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.