Mosca doméstica

Musca domestica
Mosca doméstica

Descripción:

Qué es: Es la mosca más común que hay y más abundante en la mayoría de los climas terrestres. Estrechamente relacionada con la actividad humana y conocida por transportar microorganismos patógenos tanto dentro como fuera de su cuerpo.

Clasificación: Todas las moscas pertenecen a la familia Muscidae, que comprende 100 géneros y casi llega a las 4000 especies. En la Musca domestica se conocen 3 subespecies M.d. calleva, M.d. domestica y M.d. vicina.

Morfología: Insectos dípteros (2 alas), braquíceros (antenas cortas) que miden entre 4-9 mm de longitud. Tienen el cuerpo dividido en 3 partes: cabeza, tórax y abdomen. En la cabeza oscura encontramos los ojos compuestos, 3 ojos simples, las antenas y la probóscide. El dimorfismo sexual que presentan las moscas se refleja en su tamaño (las hembras son más grandes) y en sus ojos compuestos generalmente rojos (las hembras los tienen más separados). Las antenas son cortas (braquíceros) y tienen una función sensorial, sobre todo de tacto y algo de olfato. La probóscide es la trompa de la mosca, un aparato bucal modificado: Un tubo finalizado en un labelo (esponja) y especializado en succionar. Por tanto, una mosca no puede morder, aunque quisiera. El tórax presenta cuatro líneas longitudinales negras y tanto las 6 patas como el tórax están recubiertos de sensilias, que son unos pelos sensoriales que detectan tacto, gusto, oído y olfato. Del tórax también salen un par de alas, finas, membranosas y sin escamas. El otro par de alas que presentan todos los insectos, en los dípteros se ha reducido a halterios o balancines que estabilizan el vuelo. El abdomen es amarillo o anaranjado con una banda central oscura que se ensancha al final de éste.

Ciclo Biológico: Insecto holometábolo que pasa por los estadios de huevo, larva, pupa e imago. Las hembras pueden poner hasta 500 huevos en grupos de 75 a 150 unidades durante 3-4 días, según el tamaño de la hembra (determinado por su alimentación en fase larvaria). Los huevos son blancos, de 1,2 mm de longitud y recuerdan al arroz largo. La hembra los coloca encima o al lado de restos orgánicos, guiada por el olor de la descomposición (CO2y NH3 entre otros). Esta materia orgánica, húmeda y rica en nutrientes alimentará a las larvas que saldrán de los huevos eclosionados 1-2 días después de su puesta. Las larvas tienen un color pálido, la parte de la boca es negra y más redondeada, mientras que el otro extremo es más afilado, dando una apariencia cónica a la larva. La larva va aumentando de tamaño de 3 a 9 mm, y pasa por 3 fases larvales, sufriendo dos mudas y creciendo progresivamente en cada etapa. No tiene ojos ni patas, pero tiene algunas crestas espinosas que le ayudan a desplazarse. Cuando llega el momento de pupar, la larva se aleja a una zona más seca y su propia piel se irá esclerotizando (endureciendo) y oscureciendo (marrón-rojizo a negro) hasta convertirse en el tegumento pupario. Dentro de la pupa se llevará a cabo la metamorfosis, y pasados unos 7 días emergerá la mosca adulta, mediante el ptilinum, un saco en su frente que se hincha y contrae, ejerciendo fuerza contra la pared como si fuera un martillo. Una vez fuera, la mosca suele copular entre 2 y 20 días después de nacer, quedando la hembra fecundada. La longevidad de los adultos depende principalmente de la temperatura, siendo lo normal que vivan 30 días, aunque pueden vivir sólo 15 días, o llegar a 60 en condiciones extraordinarias. Aunque, sin comida sólo aguantan 2-3 días. A lo largo de su vida, las hembras pueden poner unos 2000 huevos siendo una especie muy prolífica.

Comportamiento: Tiene hábitos diurnos y presenta una fototropía positiva. Conviven con el hombre y tienden a agruparse, aunque no son muy sociales entre ellas. Por la noche disminuye su actividad y busca refugio hasta el día siguiente. Se alimentan de cualquier tipo de materia orgánica, aunque esté en descomposición. Han desarrollado una forma curiosa de alimentación, lo que hacen es vomitar los jugos gástricos para hacer una digestión externa y después succionar los fluidos para alimentarse. Si acumulan gran cantidad de líquidos, los regurgitan generalmente después de posarse en una superficie a la que han llegado volando. De esta forma transportan organismos patógenos por dos vías: la vía exterior son los organismos que se adhieren a las patas/cuerpo de la mosca y liberan cuando se “limpian las patas”, al posarse sobre una superficie...; la vía interior son los patógenos que la mosca absorbe al alimentarse y que después regurgita y libera en el siguiente punto de alimentación. Además, su tracto digestivo es bastante corto, haciendo que estos animales defequen cada 5 minutos. Aunque pueden recorrer hasta 8 km volando, no suelen alejarse mucho (100-500m) de sus fuentes de alimentación y reproducción. El problema es que sus fuentes de alimentación muchas veces es materia orgánica en descomposición, cadáveres y/o desechos fecales. De este modo las moscas se convierten en uno de los vectores de enfermedades más preocupantes.

Hábitat y Distribución geográfica: La mosca es una especie con distribución mundial, estrechamente ligada al ser humano (sinantrópica). Cualquiera de las etapas puede resistir el invierno, aunque lo más habitual es que sean huevos, larvas y pupas. Rara vez se ven a los adultos en activo durante el invierno. Suele invernar en refugios que no desciendan de los -5ºC, y que se mantengan alrededor de 10 °C para el desarrollo, generalmente bajo montones de estiércol de la producción agropecuaria, o industria relacionada, o incluso vertederos de basura. Durante su época álgida es habitual encontrarlas en el interior de las casa, bares o restaurantes buscando comida

Importancia Sanitaria y Riesgos: La mayor problemática que generan las moscas, aparte de ser un insecto muy molesto, es la transmisión de enfermedades. Las moscas transportan los agentes patógenos que pueden ser de origen bacteriano, vírico o incluso helmintos. Las enfermedades que se pueden transmitir son: fiebres tifoideas, cólera, salmonelosis, disentería, tuberculosis, ántrax.... Excepcionalmente también pueden ocasionar miasis, que sería la infestación de moscas (primero huevos, luego larvas) dentro del cuerpo. Otro de los problemas y riesgos de las moscas es que algunas variedades son inmunes a los insecticidas necesitando otro tipo de tratamientos o de productos químicos más específicos.

Plaga: Conviven con el hombre, tienden a agregarse, tienen una rápida reproducción, transmiten enfermedades, transportan hasta dos veces más bacterias que las cucarachas, son resistentes a algunos insecticidas... nadie quiere tener una plaga como ésta cerca...

Tratamiento:

Existen varios sistemas de lucha contra las moscas, por lo que valoraremos la situación y elegiremos el tratamiento más adecuado a cada entorno y circunstancia.

Control larvicida de moscas

  • El tratamiento se realiza mediante larvicida que elimina las larvas y así evitamos o reducimos la presencia de insectos adultos.
  • Espolvoreo de este producto en las zonas de puesta de huevos de las moscas.
  • No requiere cerrar la zona a tratar.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

Tratamiento con repelentes naturales

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo de un producto natural repelente para evitar que las moscas se acerquen a la zona a proteger.
  • El producto se aplicará a las áreas o cerca de las zonas donde queremos que no haya moscas.
  • No requiere cerrar la zona a tratar.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

Tratamiento con trampas lumínicas

  • Utilización de trampas de captura con atrayente lumínico y dotados de una plancha adhesiva que permite atrapar el insecto. El principio de este método es la atracción de los insectos por la luz ultravioleta de los fluorescentes.
  • Disponemos de varios tipos de aparato de captura. Elegiremos los más adecuados a cada zona y circunstancia.
  • Revisión periódica de los aparatos, sustitución si es necesario de la plancha adhesiva y atrayentes. Es recomendable sustituir los fluorescentes al inicio de la temporada de calor.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos.
  • No crea problemas de inmunidad.

Tratamiento con trampas de captura

  • Utilización de trampas de captura con atrayentes específicos.
  • Estas trampas no contienen ningún tipo de insecticida.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos.
  • No crea problemas de inmunidad.

Tratamiento con insecticidas de acción por contacto

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo que se aplicará a las áreas sensibles donde se posan los insectos y posibles entradas del exterior.
  • Requiere cerrar la zona a tratar, retirar los alimentos y tiene un plazo de seguridad a respetar antes de volver a entrar en la zona afectada.
  • No son productos tóxicos, son productos plaguicidas con catalogación máxima de nocivos y son altamente efectivos.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.