Ratón de campo

Apodemus sylvaticus
Ratón de campo

Descripción:

Qué es: Es un micromamífero muy abundante en toda Europa, también se encuentra en el Norte de África y en el Oeste de Asia. Suele vivir en zonas más rurales, como su nombre de origen griego indica, “Apo” que significa ‘fuera de’ y “demos” que significa ‘pueblo’. En estas zonas poco urbanizadas es un bioindicador ya que es una especie muy sensible a ambientes contaminados.

Clasificación: Dentro del género Apodemus hay 21 especies diferentes, una de ellas extinta. A. sylvaticus además cuenta con cuatro subespecies dentro del territorio ibérico (incluyendo las islas Baleares; en las Islas Canarias no hay presencia). Habría una quinta subespecie fuera de la península, en Ceuta y Melilla.

Morfología: El ratón de campo es un pequeño roedor, un micromamífero que mide entre 6,5 y 11 cm de longitud y otro tanto si se incluye la cola. Como roedor que es, sus incisivos crecen continuamente y aparte de éstos, solo tiene 3 muelas (Fórmula Dentaria = 1/1, 0/0, 0/0, 3/3). Todo el cuerpo está envuelto de pelo de color variable en la parte superior, desde amarillo-rojizo en adultos hasta gris en jóvenes. La parte ventral está claramente diferenciada y es de color blanquecino. La cola está recubierta por un pelo mucho más fino y siempre es igual o mayor que el resto del cuerpo. Las extremidades posteriores son mucho más grandes que las anteriores ya que está adaptado al salto. No hay dimorfismo sexual, es decir la diferencia de tamaño entre machos y hembras no es significativa. Los ojos son grandes, oscuros y muy prominentes; La cabeza es grande y alargada; Y las orejas, más grandes que los ratones del género Mus, ayudan a diferenciarlos. A. sylvaticus puede presentar una mancha amarilla en la garganta, mientras que A. flavicollis (ratón leonado) presenta un collar amarillo en la garganta. Un individuo adulto de 8,8 cm longitud suele pesar 23g, aunque pueden llegar hasta los 35g los individuos más grandes. Por esta razón los excrementos de ratón se pueden confundir con excrementos de crías de rata.

Ciclo Biológico: Es muy difícil establecer un período de reproducción ya que éste varía en función del clima y de la disponibilidad de alimento. En regiones septentrionales se intensifica en las estaciones de otoño y primavera, mientras que en regiones meridionales la época reproductora incluye el invierno (desde otoño hasta primavera) y solo hay un parón estival. Las hembras construyen la madriguera o seleccionan oquedades diversas (árboles, rocas...) y lo tapizan con hierba seca. Los machos son polígamos y recorren su territorio buscando el número máximo de hembras con las que procrear. Las hembras presentan territorialidad durante la época de cría, aunque el resto del tiempo pueden convivir con otros individuos. Tienen una tasa de fecundidad alta, pueden tener entre 1 y 3 camadas anuales, aunque lo más normal es que haya 2. El número de crías en cada camada varía enormemente llegando a un máximo de 12, aunque la media es tener entre 4 y 5 crías. Después de unos 25 días (mín. 20 – máx. 32dias) de gestación nacen las crías con carácter altricial: ciegas, sordas, sin pelo y con movilidad reducida. La lactancia dura 3 semanas y la madurez sexual llega a los 2-3 meses para los machos y a partir de los 3 meses en las hembras. Los individuos jóvenes (1er año) tienen un pelaje más grisáceo, mientras que en los adultos es más amarillo-rojizo con el vientre blanco. Su longevidad es de 18 meses y rara vez superan los 2 años.

Comportamiento: El ratón de campo es un buen nadador y un mejor saltador, ya que tiene sus cuartos traseros adaptados al salto. Es de hábitos nocturnos o crepusculares, hora en la que suele salir a recolectar semillas, frutos y bayas principalmente, aunque también puede comer algún pequeño invertebrado y brotes tiernos de plantas. No hibernan ni experimentan letargo en los meses fríos, sino que se alimenta de las reservas almacenadas. Se ayuda mucho de las patas delanteras para alimentarse, cogiendo los frutos con las patitas mientras los apoya en el pecho, y girándolos para abrirlos con la boca, como si fuera un abrelatas. Su dieta omnívora se basa en semillas y frutos, aunque se adapta a lo que le aporta el medio. Como los lagomorfos (conejos), las crías de ratón practican la coprofagia (ingesta de heces), en este caso de la madre, para tener una fuente de vitamina B 12 y una flora bacteriana que les posibilite digerir la celulosa. Suele ser una especie sociable y gregaria a excepción de la época de cría, en la que las hembras presentan una alta territorialidad y agresividad. Las hembras son las encargadas de excavar el nido ya sean galerías poco profundas, grietas u oquedades naturales. Normalmente excavaban diferentes galerías (entradas) que confluyen en una cámara nido central, esférica y recubierta con restos vegetales. Si hay una buena cobertura vegetal como hojas muertas, musgo o paja también pueden hacer el nido ahí. Cada ratón cubre entre 0,2 y 3,7 hectáreas de terreno y aunque no hacen marcaje del territorio con orina sí que disponen de glándulas exocrinas (glándula caudal) y endocrinas que producen secreciones olorosas.

Hábitat y Distribución geográfica: Su distribución ocupa toda Europa, incluyendo las islas del Mediterráneo, y también ocupa Asia menor (Turquía) y el norte de África. Aunque puede ocupar un amplio espectro de biotopos, su preferido es el de un clima templado húmedo y con moderada cobertura vegetal, donde pueda esconderse de los depredadores. Puede encontrarse desde el nivel del mar hasta los 2000m (o más) de altura, en regiones subalpinas. De todos los biotopos, prefiere las zonas boscosas y/o arbustivas, y dentro de éste, las áreas marginales. Su amplia distribución es gracias a su gran plasticidad adaptativa, ya que no tiene requerimientos estrictos, ni climáticos ni alimenticios. De hecho, al alimentarse de semillas y vivir en los márgenes de los bosques, ayudan a la expansión de éstos. La presencia de A. sylvaticus indica un entorno no contaminado y poco urbanizado.

Importancia Sanitaria y Riesgos: Afectado tanto por endoparásitos como por ectoparásitos, destacan los helmintos (tremátodos, céstodos y nemátodos), que pueden afectar tanto al hombre como a otros animales. Su actividad también puede producir daños en la agricultura, aunque normalmente no ocasiona grandes pérdidas económicas, esto dependerá de la abundancia de esta especie en el entorno.

Plaga: Aunque no hay apenas estudios sobre su densidad poblacional, sabemos que es una de las especies más abundantes por su alta aparición en egagrópilas (bolas formadas por restos alimenticios - huesos y pelo - de algunas aves). Su densidad poblacional varía desde 1 a 50 individuos/Ha. Las altas densidades poblacionales no sólo afectan de por sí, sino que también pueden atraer a sus depredadores naturales, que pueden ser mamíferos carnívoros, ofidios, aves rapaces, y hasta jabalíes, garzas o cigüeñas.

Tratamiento:

Existen varios sistemas de lucha contra roedores, por lo que valoraremos la situación y elegiremos el tratamiento más adecuado a cada entorno y circunstancia.

Tratamiento con cebos raticidas por ingestión

  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos, ni hacerlo de noche.
  • No es un producto tóxico y es altamente efectivo.
  • Variación periódica de la materia activa del producto para evitar problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.
  • Utilización de raticidas anticoagulantes de última generación. Estos productos son de efecto lento para evitar. la inmunización y la putrefacción de los roedores. El efecto lento del producto es también una medida de seguridad por si hubiera una ingestión accidental por parte de una persona o animal doméstico.
  • El raticida contiene una sustancia amarga llamada BITREX que ayuda a prevenir cualquier posibilidad de una ingestión por parte del hombre.
  • El producto se coloca en cajas de seguridad diseñadas específicamente para este uso en los lugares de paso y escondites de los roedores y siempre fuera del alcance del público.
  • Para llevar un control exhaustivo de la población de roedores y detectar inmediatamente una posible re infestación, es muy recomendable efectuar inspecciones periódicas.

Tratamiento con aparatos de captura

  • Utilización de aparatos de captura con atrayente alimenticio.
  • Disponemos de varios tipos de aparatos de captura (captura y muerte inmediata por un impacto físico, captura sin muerte, por retirada del animal vivo …). Elegiremos los más adecuados a cada zona y circunstancia.
  • Revisión periódica de los aparatos y sustitución si es necesario del atrayente.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos, ni hacerlo de noche.

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.