Mosquito Tigre

Aedes albopictus
Mosquito Tigre

Descripción:

Qué es: Es una especie invasora de mosquito, procedente del sureste asiático. Son fácilmente reconocibles por su coloración negra con manchas y bandas blancas. Es capaz de picar a cualquier hora del día y atravesar la ropa.

Clasificación: Pertenecen al orden de los dípteros, cuya característica principal es que sólo presentan un par de alas, mientras que el otro par se ha reducido a halterios o balancines que les ayudan en el equilibrio. La familia de los mosquitos son los culícidos, que abarcan unos 39 géneros, incluyendo un total de 3.500 especies, de las cuales 200 son hematófagas (ellas son ectoparásitos, y sus víctimas son sus huéspedes)

Morfología: Son insectos pequeños, entre 5 y 10 mm de longitud. Fácilmente distinguibles por su coloración blanca y negra que se contrapone con la clásica del mosquito autóctono, Culex pipiens, que es de color marrón. En la cabeza y el tórax tiene una única banda blanca claramente visible con su cuerpo negro, característica que le ayuda a diferenciarlo de otras especies. Tiene el cuerpo dividido en 3 partes: cabeza, tórax y abdomen. Son insectos alargados, que tienen unas patas finas y largas. Destaca su probóscide, aparato bucal con una protuberancia alargada que les sirve para alimentarse. En hembras está más desarrollada que en machos, que solo se alimentan de néctar, polen y jugos dulces. Las hembras aparte de alimentarse, también necesitan un suplemento alimenticio proteico para la puesta de huevos y lo obtienen de la sangre de sus huéspedes. Estos huéspedes suelen ser animales de sangre caliente, principalmente aves y mamíferos. Gracias a un par de filamentos (bigotes) que tiene alrededor de la trompa, puede detectar los niveles de CO2 y ácido láctico, y así acercarse a sus presas. Se acercan volando, ya que tienen un par de alas largas y finas. El otro par de alas se ha reducido a halterios, que funcionan como balancines estabilizando el vuelo. Al volar, las hembras emiten un zumbido para llamar a los machos a reproducirse. El sonido característico del zumbido viene determinado por la frecuencia del batir de las alas.

Ciclo Biológico: En el caso de los mosquitos tigre, la fase que entra en diapausa para pasar las épocas del año desfavorables son los embriones, cuando aún están cerrados en los huevos. Cuando las condiciones ambientales cambian (aumento de las horas de luz, la temperatura y la humedad), los huevos latentes que han pasado el invierno empiezan a desarrollarse. Estos huevos son más grandes ya que contienen más grasas para poder pasar el invierno y llegar a la primavera. La hembra de mosquito tigre nunca pone los huevos encima de la superficie del agua, sin embargo, para que los huevos eclosionen sí que necesitan estar en contacto con agua: lluvias, aumento del cabal, acumulo en tiestos/oquedades, o simplemente suelo humedecido. Suelen poner unos 80 huevos cada 5 o 6 días; los huevos son negros, y aunque los ponen en grupo, no están unidos entre sí como las navículas de Culex pipiens. A lo largo de toda su vida, una hembra de Aedes albopictus puede poner entre 300-350 huevos. Estos huevos se pueden adherir a las paredes de un recipiente, para que cuando se llene de agua se efectúe la eclosión del huevo. Una vez eclosionado, pasa por 4 estadios larvarios, acuáticos, en los que se alimenta filtrando bacterias y materia orgánica en suspensión. Después se forma la pupa, en la que sucede la metamorfosis y emerge el adulto. En condiciones idóneas desde el huevo hasta que emerge el adulto pasan unos 12 días, aunque lo habitual suele ser entre 15-20 días. La longevidad del mosquito tigre suele ser entre 20-30 días, aunque a bajas temperaturas (15ºC) pueden llegar a los 50 días. Este ciclo se irá repitiendo a lo largo de los meses de bonanza, desde primavera hasta otoño. A medida que se acerque el invierno, las hembras empezarán a poner los huevos más grandes para que alimenten al embrión durante el período desfavorable.

Comportamiento: A diferencia de los mosquitos autóctonos, Aedes albopictus tiene la capacidad de picar durante todo el día, aunque tiene un máximo en horas crepusculares. No se distancia mucho de su lugar de nacimiento y suelen tener un vuelo bajo, lo que hace que nos piquen, sobre todo, en los tobillos y a los niños en todo el cuerpo. Gracias a los filamentos que tienen al lado de la probóscide, detectan los niveles de CO2 de sus víctimas. Además, son atraídos por el sudor (más frecuente en los pies), el color negro, el ácido láctico (más presente en personas altas y embarazadas), el grupo sanguíneo (prefieren el grupo 0 al A)… A diferencia de Culex pipiens (mosquito común), la hembra de Aedes albopictus (mosquito tigre) no pone nunca los huevos en la superficie del agua. Esto es porque sus huevos son más grandes y resisten más tiempo sin agua, lo que favorece que se transporte (por error, en mercaderías, por ejemplo) y así invada nuevos territorios. En el mosquito tigre son los huevos los que pasan la diapausa, si además están colonizando un nuevo territorio, el mosquito tiene la capacidad de adaptar la diapausa (adelantándola o atrasándola) según los diferentes gradientes climáticos. Además de que no todas las poblaciones de mosquito tigre responden igual a la misma cantidad de horas de luz, la diapausa también depende de la latitud en la que se encuentren. Todo esto favorece la colonización de nuevos territorios y la adaptación al cambio climático. Hay que tener en cuenta que los conocimientos de las poblaciones de mosquitos nos pueden ayudar a predecir la transmisión de ciertas enfermedades de las que son portadores. Los organismos patógenos pasan al interior del mosquito cuando éste pica un huésped infectado; una vez dentro, se desplazan hasta las glándulas salivares del mosquito donde esperan para ser inoculados junto con la saliva en el siguiente huésped. Las hembras son las únicas hematófagas, ya que necesitan el aporte proteico para sus huevos, por tanto, al picar, nos inoculan su saliva que contiene agentes anticoagulantes y agentes patógenos si el mosquito fuese vector de enfermedades. Estos agentes anticoagulantes ayudan a extraer y almacenar la sangre y además minimizan el dolor de la picadura (evitando así morir al ser aplastados por el huésped al detectarlos). Además, las hembras, son las únicas que al volar zumban para atraer a los machos a la reproducción. De hecho, los machos no pican y no zumban, pero sí que ayudan en la polinización cuando se alimentan.

Hábitat y Distribución geográfica: El mosquito tigre es una especie invasora, originaria del Sureste asiático, desde 1979 se ha extendido por África, América y Europa, y después por toda la zona del Pacífico. No solo está añadida en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, sino que forma parte de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo. En Cataluña fue detectada en agosto del 2004, en Sant Cugat del Vallès, por el Servicio de Control de Mosquitos del “Consell Comarcal del Baix Llobregat”. Cuando se detectó, ya había invadido gran parte del levante español, aunque no se percibió un aumento de enfermedades en esta área. El mosquito por sí mismo, puede abarcar un área de unos 500m, si se extiende tan rápidamente es porque se distribuye con las mercancías, ya que sus huevos resisten bien la desecación. Los huevos eclosionan en contacto con el agua, y las larvas prefieren desarrollarse en aguas poco profundas, sombreadas y ricas en materia orgánica. Estos criaderos pueden ser en oquedades de árboles en la naturaleza, pero en ambientes urbanos tienen muchas más opciones en jardines, patios o descampados: jarras, cubos, floreros, platos de macetas, canalones de lluvia, neumáticos...

Importancia Sanitaria y Riesgos: A parte de las molestas picaduras que producen, Aedes albopictus es transmisor de enfermedades víricas como el dengue, la fiebre amarilla o el virus del Nilo Occidental, aunque en este último caso, Culex pipiens es su principal vector. Los virus se encuentran almacenados en sus reservorios naturales, ya sean aves o el propio ser humano. Cuando un mosquito pica a un organismo infectado, el propio mosquito se infecta, y el virus se reproduce en su interior. Pasados unos días de incubación en el que el virus se replica y se expande en el interior del mosquito, pasa del intestino a las glándulas salivares, donde el virus podrá infectar un nuevo huésped y así extender la enfermedad en la población. En 2007 se detectó en Rávena (Italia) un brote de artritis epidémica chikunguña, producida por el virus CHIK, enfermedad que sólo se había detectado en países tropicales. Esto hizo saltar las alarmas, ya que la globalización comercial y económica está arrastrando también enfermedades locales al resto del mundo. Desde entonces se han ido detectando brotes de enfermedades (casi todas tropicales) en regiones impensables hasta la fecha. También hay que tener en cuenta, que Aedes albopictus puede picar a un rango muy amplio de especies, pudiendo transmitir, por ejemplo, enfermedades de aves a humanos, lo que se conoce como zoonosis.

Plaga: Aunque su tasa de reproducción sea menor que otras especies (una hembra de mosquito tigre pone 300 huevos, mientras que una hembra de mosquito común pone 1000), tiene la capacidad de adaptarse al medio en el que está. Además, por todo por lo que se siente atraído (CO2, ácido láctico, color negro, tipo de sangre...) la capacidad de picar a cualquier hora del día, de atravesar la ropa y de producir una picadura más urticante y duradera que el mosquito común, hace del mosquito tigre una plaga indeseable. A todo esto, hay que añadir que los mosquitos son vectores de enfermedades, que no suelen ser propias de nuestra región, y que acaban provocando brotes epidémicos

Tratamiento:

Existen varios sistemas de lucha contra los mosquitos, por lo que valoraremos la situación y elegiremos el tratamiento más adecuado a cada entorno y circunstancia.

Control larvicida de mosquitos

  • Larvicida contra mosquitos que crea una barrera física en la superficie del agua que bloquea el desarrollo del ciclo de los mosquitos.
  • Afecta cualquier estado larvario + pupas.
  • Disuade a las hembras que pongan huevos.
  • No es tóxico para fauna y flora y respeta el medio ambiente.
  • Los mosquitos no desarrollan resistencia.
  • No afecta la potabilidad ni a la calidad del agua.
  • Es inocuo para animales y humanos en caso de ingestión.
  • Eficaz sobre cualquier agua estancada, independientemente de la carga orgánica.
  • No requiere cerrar la zona a tratar.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

 

Tratamiento con Bacillus thuringiensis

  • El tratamiento se realiza mediante este bacilo que elimina las larvas y así evitamos o reducimos la presencia de mosquitos adultos.
  • Espolvoreo de este producto en las zonas de puesta de huevos de los mosquitos.
  • No requiere cerrar la zona a tratar.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

 

Tratamiento con repelentes naturales

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo de un producto natural repelente para evitar que los mosquitos se acerquen a la zona a proteger.
  • El producto se aplicará en las áreas o cerca de las zonas donde queremos que no haya mosquitos.
  • No requiere cerrar la zona a tratar.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

 

Tratamiento con trampas lumínicas

  • Utilización de trampas de captura con atrayente lumínico y dotados de una plancha adhesiva que permite atrapar el insecto. El principio de este método es la atracción de los insectos por la luz ultravioleta de los fluorescentes.
  • Disponemos de varios tipos de aparatos de captura. Elegiremos los más adecuados a cada zona y circunstancia.
  • Revisión periódica de los aparatos, sustitución si es necesario de la plancha adhesiva y atrayentes. Es recomendable sustituir los fluorescentes al inicio de la temporada de calor.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos.
  • No crea problemas de inmunidad.

 

Tratamiento con trampas de captura

  • Utilización de trampas de captura con atrayentes específicos.
  • Estas trampas no contienen ningún tipo de insecticida.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos.
  • No crea problemas de inmunidad.

 

Tratamiento con insecticidas de acción por contacto

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo que se aplicará a las áreas sensibles donde detenerse los insectos y posibles entradas del exterior.
  • Requiere cerrar la zona a tratar, retirar los alimentos y tiene un plazo de seguridad a respeta antes de volver a entrar en la zona afectada.
  • No son productos tóxicos, son productos plaguicidas con catalogación máxima de nocivos y son altamente efectivos.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.