Mosca del drenaje

Psychodidae sp.
Mosca del drenaje

Descripción:

Qué es: Los (p)sicódidos son un amplio grupo de dípteros nematóceros conocidos vulgarmente como moscas del drenaje, moscas de la humedad, moscas alcantarilla, moscas polilla, moscas del baño o moscas chicas. Viven en ambientes húmedos, por lo que es habitual encontrarlos en cocinas y baños.

Clasificación: La familia de los psicódidos, está organizada en subfamilias, tribus, 140 géneros y 3000 especies diferentes. Hay dos subfamilias que tienen carácter hematófago, un ejemplo sería el mosquito flebotomo (vector de la leishmaniosis), aunque la gran mayoría de las especies de la familia son más o menos inofensivas.

Morfología: El adulto mide unos 2 mm de longitud y lo que más destaca son sus alas cortas y peludas (microtriquias) dando una apariencia de polilla. Vistas de lejos tienen forma de corazón invertido, aunque se las reconoce más por su comportamiento (activas de noche) que por su morfología, ya que hay muchas especies diferentes. Suelen ser de color gris, aunque también pueden ser blancas, negras o moteadas. Tienen el cuerpo dividido en tres partes (cabeza, tórax y abdomen), pero cuesta distinguirlas ya que el cuerpo entero está recubierto de pelo fino y tupido, creando un aspecto afelpado. De la cabeza le salen las antenas, muy características de cada especie. Pueden ser filiformes o espatuliformes, pero en cualquier caso suelen ser bastante grandes. Las antenas son estructuras sensoriales que detectan tacto y olfato, lo que nos indica que este grupo se guía más por estos sentidos que por la vista. Carecen de ocelos, pero tienen ojos compuestos. Las larvas carecen de ojos y patas, son de color amarillo, marrón, grisáceo o negro, según la especie y pueden medir entre 3 a 10mm. La pupa parece un grano de arroz.

Ciclo Biológico: Pasan por 4 estadios: huevo, larva, pupa e imago. La mayor parte del tiempo la pasa en forma de larva, ya que los adultos sólo viven unos 15 días, los huevos eclosionan en 1-6 días y los adultos emergen de las pupas en 1-3 días. Las larvas tardan entre 10 y 50 días en madurar y se alimenta de plantas y animales microscópicos, algas, bacterias y hongos, materia en descomposición y sedimentos. Tanto las larvas como las pupas viven en el biofilm y recovecos de los desagües y tanques sépticos principalmente. El adulto puede volar, pero no se suele alejar mucho del foco infestado. Cuando emergen los adultos, ya son maduros y se pueden reproducir. La hembra puede poner entre 30 y 100 huevos en masas irregulares sobre superficies gelatinosas.

Comportamiento: De hábitos nocturnos, tienen un vuelo muy lento y suelen estar mucho tiempo posadas. Como no se alejan mucho de su fuente de alimentación, suelen encontrarse cerca de aguas residuales, alcantarillas o desagües. Durante el día son más torpes, y suelen permanecer posadas en las paredes, y en zonas sombreadas si está en el exterior. Si se las molesta, pueden alzar el vuelo, aunque no recorren grandes distancias, suelen hacer pocos vuelos y además son cortos y erráticos. Presentan fototaxia positiva a intensidades de luz intermedias, de manera que las lámparas insectocaptoras pueden ayudar a reducir las poblaciones.

Hábitat y Distribución geográfica: Su distribución es mundial, aunque en los trópicos es donde encontramos mayor diversidad y abundancia. Según las subfamilias, preferirán ambientes más húmedos (baños, alcantarillas o cloacas), o lugares más salubres, aunque con alta humedad, como bosques y sabanas, cuevas de animales, huecos de árboles, hojarasca....

Importancia Sanitaria y Riesgos: A priori no son consideradas una especie peligrosa, aunque sí que pueden ser ingeridas/inhaladas accidentalmente y hacernos pasar por un mal momento o incluso provocarnos alguna alergia. Si no se soluciona el problema rápido, la población aumentará, y ésta buscará alimento no sólo en los desagües si no también en nuestra propia comida, contaminándola ya que sus patas transportan bacterias que antes estaban en el desagüe y ahora en nuestros alimentos. Además, si no se actúa, lo que empezó con una mosca en el baño, puede acabar en una plaga en la cocina, ya que se expanden por las canalizaciones de la casa. Finalmente, hay que tener en cuenta que este tipo de insectos pueden servir de presa fácilmente a otros insectos u arácnidos mayores, que acabarán por establecerse también en la casa.

Plaga: Para evitar esta plaga, lo mejor es mantener las tuberías limpias. Una vez la plaga ya está en nuestras casas, se puede controlar relativamente bien tratando directamente las tuberías, aunque lo mejor es aportar una ayuda extra como las lámparas insectocaptoras o trampas específicas para moscas y así capturar al mayor número posible de adultos. Además, debido a su pequeño tamaño, estas moscas pueden penetrar a través de mosquiteras, de manera que las trampas pueden ser una buena acción para problemas incipientes. Dado que estas moscas no se alejan mucho del foco de infestación, esto también nos va a ayudar a controlar la plaga lo más rápida y eficientemente posible.

Tratamiento:

Existen varios sistemas de lucha contra las moscas, por lo que valoraremos la situación y elegiremos el tratamiento más adecuado a cada entorno y circunstancia.

Control larvicida de moscas

  • El tratamiento se realiza mediante larvicida que elimina las larvas y así evitamos o reducimos la presencia de insectos adultos.
  • Espolvoreo de este producto en las zonas de puesta de huevos de las moscas.
  • No requiere cerrar la zona a tratar.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

Tratamiento con repelentes naturales

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo de un producto natural repelente para evitar que las moscas se acerquen a la zona a proteger.
  • El producto se aplicará a las áreas o cerca de las zonas donde queremos que no haya moscas.
  • No requiere cerrar la zona a tratar.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

Tratamiento con trampas lumínicas

  • Utilización de trampas de captura con atrayente lumínico y dotados de una plancha adhesiva que permite atrapar el insecto. El principio de este método es la atracción de los insectos por la luz ultravioleta de los fluorescentes.
  • Disponemos de varios tipos de aparato de captura. Elegiremos los más adecuados a cada zona y circunstancia.
  • Revisión periódica de los aparatos, sustitución si es necesario de la plancha adhesiva y atrayentes. Es recomendable sustituir los fluorescentes al inicio de la temporada de calor.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos.
  • No crea problemas de inmunidad.

Tratamiento con trampas de captura

  • Utilización de trampas de captura con atrayentes específicos.
  • Estas trampas no contienen ningún tipo de insecticida.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos.
  • No crea problemas de inmunidad.

Tratamiento con insecticidas de acción por contacto

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo que se aplicará a las áreas sensibles donde se posan los insectos y posibles entradas del exterior.
  • Requiere cerrar la zona a tratar, retirar los alimentos y tiene un plazo de seguridad a respetar antes de volver a entrar en la zona afectada.
  • No son productos tóxicos, son productos plaguicidas con catalogación máxima de nocivos y son altamente efectivos.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.