Mosca azul

Calliphora sp. (C. vomitoria y C. vicina)
Mosca azul

Descripción:

Qué es: Es un grupo de moscas grandes o moscardones, que se reconocen fácilmente por ser de color azul. Dentro del género Calliphora hay muchas especies, aunque sobresalen dos: C. vomitoria y C. viscina.

Clasificación: De las 160.000 especies de dípteros que hay 110.000 son moscas, el resto son mosquitos, típulas y tábanos. Uno de los géneros de mosca es Calliphora donde encontramos las dos especies más representativas de mosca azul, que son C. vomitoria y C. viscina. Hay que tener en cuenta que debido a la dieta de la mosca azul también se le puede llamar mosca de la carne y no debe confundirse con la familia Sarcophagidae que son propiamente las moscas de la carne.

Morfología: Son moscas grandes o moscardones (Moscardas), miden entre 6 y 13 mm tienen el abdomen ancho y robusto y son de color azul gris con reflejos metálicos. Una característica de Calliphora vomitoria es la presencia de vellos dorados bajo la boca. Las moscas azules presentan vellos negros por todo el cuerpo como órganos sensoriales. Como dípteros que son, presentan un par de alas membranosas, las anteriores. Las alas posteriores han quedado reducidas a halterios, estructuras que les sirven para maniobrar en el vuelo. En la cabeza encontramos dos antenas cortas y un par de ojos compuestos muy grandes. En C. viscina. estos ojos son de color naranja rojizo por lo que a esta especie también se la conoce como C. erythrocephala. En la cabeza también encontramos el aparato bucal especializado en succionar o lamer en esponja. Aunque cada individuo es diferente Calliphora vomitoria se distingue por tener un color azul metalizado brillante más vivo que el azul grisoso más apagado de Calliphora viscina. El sonido de cada insecto al volar viene determinado por el número de aleteos de sus alas. Así pues, las moscardas generan un zumbido más estridente que los zumbidos de las moscas domésticas ya que tienen menos batidas de alas por segundo. La morfología de los huevos recuerda al arroz largo, pero más pequeño, siendo éstos de un tamaño de 1,5 x 0’4 mm. La morfología de las larvas de mosca es muy similar entre sí, variando básicamente su tamaño. Las larvas de mosca miden entre 9 y 12 mm mientras que los moscardones y moscardas tienen larvas de 10 hasta 22 mm. Estos tamaños corresponden al tamaño más grande a los que puede aspirar una larva de mosca o moscarda, ya que hay diferentes etapas larvarias. El tamaño de las pupas también varía en función del tamaño de la larva, aunque la mayoría suele ser de un color marrón rojizo oscuro. En el caso de Calliphora vomitoria el tamaño de la larva es de 18 mm cuando ya se ha desarrollado.

Ciclo Biológico: Es un insecto holometábolo, eso quiere decir que tiene una metamorfosis completa y sus estadios son: huevo, larva, pupa y adulto (imago). Una hembra de mosca azul puede llegar a poner un total de 700 huevos, agrupados en lotes de 75-150 huevos por puesta. Además, la hembra tiene la capacidad de retener los huevos en su interior hasta que encuentre el lugar propicio donde depositar la puesta. Este lugar tiene que ser tranquilo, húmedo y con abundante alimento preferiblemente una fuente rica en proteínas. Suelen alimentarse de materia orgánica en descomposición, por esta razón las larvas de mosca se usan para datar la muerte en cadáveres o también para la curación de heridas gangrenadas en individuos vivos. De hecho, los huevos se suelen poner encima del propio alimento, de este modo cuando eclosionan las larvas a las 12-16h evitan la luz y se introducen en la materia para alimentarse. En unos 4-5 días después de la eclosión, llegan al tercer y último estadio larval, donde las larvas buscan un lugar seco para formar la pupa. En este estadio estarán entre 10-14 días y de la pupa emergerá un adulto que puede llegar a vivir hasta 6 meses, aunque normalmente viven sólo un mes. Las hembras pueden empezar a poner huevos al cabo de una semana de salir de la pupa. El adulto se alimenta de flores y juntamente con las abejas es un gran polinizador, aunque en menor medida. En 2-3 semanas un individuo pasa por todos los estadios desde huevo hasta adulto. Podemos encontrar esta mosca durante todo el año, no hiberna, aunque sí disminuye su actividad durante los meses más fríos.

Comportamiento: Las moscas adultas se alimentan de néctar de las flores mientras que las fases larvarias se alimentan fundamentalmente sobre sustancias derivadas de la carne: restos orgánicos, excrementos, cadáveres... De hecho, tienen un papel muy importante en la descomposición de animales muertos en la naturaleza y los detectan gracias a su excelente olfato. También pueden desarrollarse en alimentos fermentados como por ejemplo el queso.

Hábitat y Distribución geográfica: Es una especie cosmopolita, vive sobre todo en regiones tropicales o de clima templado. Suele encontrarse en exteriores, donde haya hojarasca y suelos húmedos que proporcionen las condiciones propicias para su desarrollo. Estas moscas son de gran importancia en los ciclos biológicos ya que sus larvas participan activamente en procesos de descomposición (carne, carroña, heces, desechos, basura...), mientras que los adultos participan en procesos de polinización. Al alimentarse de estos compuestos hace que esta mosca se puede encontrar globalmente, aunque las regiones en las que es más abundante son la India, las zonas tropicales de Sudamérica (Caribe)…

Importancia Sanitaria y Riesgos: Si las cucarachas suelen ser repulsivas, las moscas transmiten hasta dos veces más patógenos. Esto es debido a la alimentación de las distintas especies, las cucarachas se alimentan de restos de comida mientras que las moscas se alimentan de restos de comida en descomposición. Además, cuando una mosca se posa sobre la comida, vomita todo lo que lleva en el estómago para descansar. Así se convierte en un vector de enfermedades allá donde va.

Plaga: Debido a su rápido ciclo, puede ser una plaga difícil de controlar. Además, como moscas hay en todos los sitios, pueden volar y son pequeñas, pueden entrar muy fácilmente tanto por ventanas como por puertas...

Tratamiento:

Existen varios sistemas de lucha contra las moscas, por lo que valoraremos la situación y elegiremos el tratamiento más adecuado a cada entorno y circunstancia.

Control larvicida de moscas

  • El tratamiento se realiza mediante larvicida que elimina las larvas y así evitamos o reducimos la presencia de insectos adultos.
  • Espolvoreo de este producto en las zonas de puesta de huevos de las moscas.
  • No requiere cerrar la zona a tratar.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

Tratamiento con repelentes naturales

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo de un producto natural repelente para evitar que las moscas se acerquen a la zona a proteger.
  • El producto se aplicará a las áreas o cerca de las zonas donde queremos que no haya moscas.
  • No requiere cerrar la zona a tratar.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

Tratamiento con trampas lumínicas

  • Utilización de trampas de captura con atrayente lumínico y dotados de una plancha adhesiva que permite atrapar el insecto. El principio de este método es la atracción de los insectos por la luz ultravioleta de los fluorescentes.
  • Disponemos de varios tipos de aparato de captura. Elegiremos los más adecuados a cada zona y circunstancia.
  • Revisión periódica de los aparatos, sustitución si es necesario de la plancha adhesiva y atrayentes. Es recomendable sustituir los fluorescentes al inicio de la temporada de calor.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos.
  • No crea problemas de inmunidad.

Tratamiento con trampas de captura

  • Utilización de trampas de captura con atrayentes específicos.
  • Estas trampas no contienen ningún tipo de insecticida.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos.
  • No crea problemas de inmunidad.

Tratamiento con insecticidas de acción por contacto

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo que se aplicará a las áreas sensibles donde se posan los insectos y posibles entradas del exterior.
  • Requiere cerrar la zona a tratar, retirar los alimentos y tiene un plazo de seguridad a respetar antes de volver a entrar en la zona afectada.
  • No son productos tóxicos, son productos plaguicidas con catalogación máxima de nocivos y son altamente efectivos.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.