Avispa papelera

Gen. Polistes: P. dominula, P. biglumis, P. gallicus...
Avispa papelera

Descripción:

Qué es: Grupo de avispas muy comunes que se caracterizan por sus nidos, confeccionados con una pasta parecida al papel. Muchas de las especies del grupo se parecen morfológicamente, lo que hace difícil su identificación. De hecho, muchas de las referencias a una especie concreta están mal determinadas y en realidad pertenecen a otra.

Clasificación: De las 6.000 especies de avispas (fam. Vespidae) que hay, como mínimo 216 pertenecen al género Polistes, de las cuales 10 viven en la península ibérica. Los polístidos se caracterizan por ser avispas con el abdomen más estrecho y tener un cuerpo más pequeño.

Morfología: Dado que hay muchas especies diferentes nos centraremos en la descripción de Polistes dominulus y P. gallicus, qué son las especies más abundantes. Tienen el cuerpo dividido en 3 partes: cabeza, tórax y abdomen. Las 3 partes combinan los colores negro y amarillo, advirtiendo de su peligrosidad; El exoesqueleto es liso y brillante y no presenta vellosidades. Son avispas de tamaño medio, la reina mide entre 10-17 milímetros, mientras que las obreras suelen medir unos 12 mm, y pueden alcanzar los 3 cm de envergadura alar. Se diferencian de otras avispas por ser de tamaño más reducido, por tener un abdomen más estrecho y durante el vuelo es fácil reconocerlas porque despliegan las patas traseras (no las recogen), todo esto hace que sean unas avispas más gráciles. En la cabeza encontramos un par de ojos compuestos y los ocelos (ojos simples), en formación triangular, situados entre los dos ojos compuestos. También tienen antenas que suelen ser amarillas o anaranjadas, con una base negra. Sus alas son de un negro ahumado y se pliegan longitudinalmente (o en “V”) cuando están en reposo. Las hembras tienen un aguijón en la base del abdomen, los machos no. Los machos se distinguen bien por tener los ojos de color verde claro. El nido, que parece un ramo inclinado, se sostiene mediante un grueso pedúnculo. Está constituido por un solo panal con celdillas idénticas, de sección hexagonal con una profundidad de unos 2-3 centímetros. Lo fabrican a partir de madera masticada, agua y secreciones para formar una pulpa a la que darán la forma deseada. Una vez seco es muy resistente incluso en la intemperie.

Ciclo Biológico: Una vez pasado el invierno, el nido lo inicia una hembra (a veces varias) escogiendo un lugar protegido. Empiezan formando el pedúnculo al cual irá unido el nido empezando por una celda hexagonal central, e irán construyendo las nuevas celdas alrededor de ella, formando un único panal. Éste no será muy grande, 10-50 celdillas, donde las reinas depositarán los huevos, uno en cada celdilla y sin taparlas, ya que tendrán que ir alimentando a las larvas que salgan de los huevos. Se taparán las celdillas con un hilo sedoso blanco cuando la larva pase al estado de pupa para convertirse finalmente en adulto. A medida que las larvas pupan, la reina continúa con la construcción del nido, y cuando emerge el adulto recién nacido y desocupa la celda, la reina limpia la celdilla y coloca otro huevo. Después de 1-2 meses del inicio del nido, las avispas nacidas son todas hembras, que se encargarán de proteger y alimentar las nuevas larvas que produzca la reina. En el caso de que haya más de una reina fundadora en la misma colonia, las obreras las van expulsando hasta que solo queda una. Las reinas expulsadas formarán nuevos nidos tardíos. A finales de verano cada reina tiene su nido y los huevos que pongan en él, darán lugar a machos (zánganos) y hembras fértiles. Cuando emerjan de la pupa, efectuarán el vuelo nupcial, produciéndose la cópula y fertilizando a las hembras. Las hembras ya fecundadas buscarán un lugar donde resguardarse del invierno mientras que los machos y el resto de las obreras irán muriendo hasta que el nido quede inactivo.

Comportamiento: Los adultos se alimentan de néctar, líquidos dulces y frutos maduros mientras que las larvas son alimentadas con presas (abejas, moscas, arañas, orugas...). Son diurnas, pero soportan bien las bajas temperaturas, cosa que les permite estar activa más horas del día y en hábitats más fríos. Son insectos eusociales porque forman verdaderas sociedades, en las que hay castas bien diferenciadas: reina, obreras y zánganos. Cada casta tiene su función bien determinada y cada individuo desarrolla un papel en la colonia. No son tan agresivas como el resto de las avispas, pero siguen defendiendo igualmente el nido.

Hábitat y Distribución geográfica: Los polístidos son un grupo con una distribución mundial, aunque en las latitudes norte (Canadá o Rusia) parece disminuir su presencia. Cada especie tiene asignada una determinada área en el mundo, aunque hay algunas especies que han colonizado nuevos espacios. Por ejemplo, Polistes dominulus se considera especie invasora en muchos países, mientras que P. gallicus se mantiene en su área (Europa y norte de África). Vive en una amplia gama de hábitats en climas templados: bosques, matorrales, pastizales, áreas agrícolas, urbanas, suburbanas... aunque prefiere las zonas de mayor vegetación.

Importancia Sanitaria y Riesgos: Sólo las avispas hembra tienen la capacidad de picar y cuando lo hacen liberan una feromona que te marca como una amenaza, alertando a otros miembros de la colonia para que se unan al ataque. Las avispas no tienen por qué morir al picar, a diferencia de las abejas. La temperatura es uno de los agentes que interviene en la agresividad de las avispas, por lo tanto, se intenta retirar los nidos en horas crepusculares.

Plaga: Aun siendo una especie autóctona y que construye nidos relativamente pequeños, es preferible retirarlos a correr el riesgo de ser picados por acercarte demasiado.

Tratamiento:

Existen varios sistemas de lucha contra las avispas y abejas, por lo que valoraremos la situación y elegiremos el tratamiento más adecuado a cada entorno y circunstancia.

Tratamiento con trampas de captura

  • Utilización de trampas de captura con atrayentes específicos.
  • Estas trampas no contienen ningún tipo de insecticida.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos, ni hacerlo de noche.
  • No crea problemas de inmunidad.

Tratamiento con insecticidas de acción por contacto

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo que se aplicará a las áreas sensibles donde se posan los insectos y posibles lugares de nidificación.
  • No son productos tóxicos, son productos plaguicidas con catalogación máxima de nocivos y son altamente efectivos.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.
  • Requiere cerrar la zona a tratar, retirar los alimentos y tiene un plazo de seguridad a respetar antes de volver a entrar en la zona afectada.

 

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.