Avispa asiática

Vespa velutina
Avispa asiática

Descripción:

Qué es: Especie invasora que proviene de China, Norte de India e Indonesia. En el año 2004 se introdujo en Burdeos (Francia) a través de un container de mercancías y desde 2010 se detectó por primera vez en Irún (España). Cuando llegó, la velocidad de expansión se calculaba alrededor de los 100 km al año. Se consideran una grave amenaza no solo para la biota autóctona (sobre todo abejas), sino también para el hombre por su alta agresividad y porque no hay depredadores que puedan regular esta especie.

Clasificación: Dentro del género Vespa encontramos 22 especies y sólo una es autóctona (Vespa crabro = avispón europeo), el resto de las especies del género Vespa son consideradas invasoras en España.

Morfología: La subespecie que se ha establecido en Europa se llama Vespa velutina nigrithorax, fácilmente distinguible por su tórax y abdomen negros, excepto el cuarto segmento abdominal de color amarillo. La cabeza también es de color negro, aunque la parte frontal que correspondería a la cara es naranja. Aunque el cuarto segmento del abdomen es color amarillo-anaranjado, el resto de los segmentos son negros con una línea fina de este color en la base de cada segmento. El extremo de las patas es de color amarillo mientras que la base es marrón. Las alas también son oscuras, de un color ahumado. Las obreras miden alrededor de 2,5 cm, los machos unos 3 cm, mientras que la reina, más grande, mide 3,5-4 cm. El alimento, la temperatura o el paraje durante etapas embrionarias pueden hacer variar el tamaño final del individuo. Los nidos son esféricos u ovalados y tienen un orificio lateral a diferencia de los nidos de Vespa crabro que tienen el orificio en la parte inferior. Éstos están construidos a partir de madera masticada y suelen ser marrón claro o crema.

Ciclo Biológico: En invierno las reinas fundadoras entran en diapausa individualmente o en grupos pequeños, y normalmente se cobijan en cavidades protegidas. De febrero a abril la reina se activa y cada una establece una nueva colonia y comienza la construcción del nido primario o nido embrionario (no más grande que una pelota de tenis) donde ponen los primeros huevos de los que saldrán una veintena de obreras entre los meses de abril y mayo. En cuanto nacen las obreras, la reina sólo pondrá huevos mientras que las obreras se ocupan de buscar alimento, proteger y ampliar el nido (si está en una buena localización) o construir uno nuevo trasladando la colonia. Normalmente la colocación del nido suele ser a una altura superior de 15 m y suelen usar las copas de los árboles para colocarlos, aunque se han encontrado nidos en los lugares más inverosímiles. A partir de mayo-junio el nido secundario crece unos 5 cm/semana, hasta septiembre-octubre que alcanza su máximo con unos 1500-1800 individuos entre reinas, obreras y machos (50cm de ancho y 80 cm de largo). En septiembre nacen los machos y las nuevas reinas. Los machos las fecundan y estas nuevas reinas (300 aprox.) buscan refugio para pasar el invierno. A finales de octubre-noviembre la colonia disminuye sus actividades y la reina muere, y en noviembre diciembre la colonia ya no es activa, porque tanto machos como obreras morirán. Una fundadora solo puede formar una colonia por año. Muere al acabar su año de vida y son sus descendientes (sobreviven 200 aprox.) las que se convertirán en fundadoras al año siguiente y las encargadas de la dispersión de la especie.

Comportamiento: Los adultos se alimentan de néctar, miel y fruta madura y se encargan de cazar presas para alimentar a sus larvas. Estas presas transportadas a los nidos son hasta un 84% abejas, el resto son otras avispas, moscas, arañas, orugas, hormigas, mariposas y pulgones. Si no se las molesta no son consideradas un peligro para el hombre, pero sí para las abejas y los otros insectos que caza. A las abejas las decapita y secciona la parte del aguijón para entregárselas a sus larvas. Es una especie diurna, y su lugar de origen tiene un clima muy similar al europeo, por esta razón se ha adaptado tan bien. Además, Vespa velutina es una especie más agresiva que su homóloga autóctona, Vespa crabro, y en Europa tiene menos depredadores, lo que favorece su proliferación. Además, las abejas autóctonas no están preparadas para defenderse de los ataques de Vespa velutina. Si las condiciones son adversas, puede entrar en diapausa, aunque en 2019 esta especie no descansó durante el invierno. En casos extremos esta especie puede optar por asentarse en agujeros del suelo, en lugar de las copas de los árboles, protegiendo así su nido de las inclemencias del tiempo. Como todas las avispas sociales, dentro de su colonia forma castas: Reina, machos y obreras, creando una verdadera sociedad: Eusociedad.

Hábitat y Distribución geográfica: Originaria del Sureste asiático: China, Norte de India e Indonesia. Está aclimatada a un medio ambiente subtropical templado, por esa razón, desde que llegó de Francia como polizón de mercancías, ha podido asentarse en España, Italia, Alemania, Bélgica, Suiza y Reino Unido. Instala sus nidos en zonas altas como edificios y lo más habitual, árboles. Puede ocupar zonas urbanas, agrícolas o boscosas. Aprovecha los valles fluviales y evita las poblaciones puras de coníferas, ya que prefiere robles, álamos y acacias.

Importancia Sanitaria y Riesgos: Aunque se han detectado muertes a causa de ataques de Vespa velutina, avispa asiática, esta no se considera una amenaza para el hombre ya que suele ser inofensiva si no se le ataca (defiende el nido). El peligro para la vida del ser humano se produce en caso de picaduras múltiples, picadura única en mucosa o en personas que padezcan alergia al veneno. La picadura producida es más dolorosa que la del avispón europeo (Vespa crabro), ya que al ser de mayor tamaño inocula más cantidad de veneno. El mayor problema es para los apicultores, ya que las avispas se alimentan de miel y cazan a las abejas para alimentar a sus larvas, mermando una colmena en poco tiempo y provocando daños económicos. Otra de las consecuencias es un grave impacto en la biodiversidad de insectos nativos y en los servicios de polinización en general. La disminución en la polinización puede provocar una pérdida en la producción agraria, ya que se crearían menos frutos. Finalmente, los adultos, que se alimentan de fruta, también pueden provocar daños en los cultivos, viñedos o huertos.

Plaga: La definición de plaga es “Aparición masiva y repentina de seres vivos de la misma especie que causan graves daños a poblaciones animales o vegetales”. Dado que tanto las poblaciones de abejas y otros insectos como las de árboles frutales y cultivos hortícolas se han visto afectadas, se considera a la Vespa velutina nigrithorax una grave plaga de especie invasora. De hecho, en muchas comunidades autóctonas de España se pide ayuda a la ciudadanía para ayudar en la detección de los nidos primarios que se suelen construir en árboles, arbustos, buhardillas, trasteros, garajes, terrazas, fachadas (orientadas al sur), ventanas, balcones o techados. La destrucción de nidos incipientes (a partir de junio) es uno de los mejores métodos para reducir las poblaciones. La época para la destrucción de los nidos ya formados es septiembre-octubre, momento en el que el nido es más grande y tiene la máxima capacidad, coincidente también con la caída de las hojas que favorece la detección de éstos.

Tratamiento:

Existen varios sistemas de lucha contra las avispas y abejas, por lo que valoraremos la situación y elegiremos el tratamiento más adecuado a cada entorno y circunstancia.

Tratamiento con trampas de captura

  • Utilización de trampas de captura con atrayentes específicos.
  • Estas trampas no contienen ningún tipo de insecticida.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos, ni hacerlo de noche.
  • No crea problemas de inmunidad.

Tratamiento con insecticidas de acción por contacto

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo que se aplicará a las áreas sensibles donde se posan los insectos y posibles lugares de nidificación.
  • No son productos tóxicos, son productos plaguicidas con catalogación máxima de nocivos y son altamente efectivos.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.
  • Requiere cerrar la zona a tratar, retirar los alimentos y tiene un plazo de seguridad a respetar antes de volver a entrar en la zona afectada.

 

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.