Polilla mediterránea o polilla de harina

Efestia Kuehniella
Polilla mediterránea o polilla de harina

Descripción:

Qué es: Una polilla, palometa o carcoma de la ropa es una pequeña mariposa (insecto) y generalmente de hábitos nocturnos sus larvas atacan alimentos almacenados (frutos secos, harina, cacao...) y pertenencias domésticas como ropa (especialmente lana) o papel.

 

Clasificación: El orden de los lepidópteros (mariposas y polillas principalmente) es el segundo más grande de todos los insectos, siendo superado sólo por los coleópteros (escarabajos). Las 165.000 especies que la forman se dividen actualmente en 4 subórdenes, siendo Glossata  la más grande, diversa e importante. Las polillas están incluidas en este taxón, aunque hay que tener en cuenta que la orden de la Lepidoptera ha sido rediseñada y reorganizada en los últimos años.

 

Morfología: Mide entre 20-22 mm de envergadura. Las alas son de color gris pálido, pero a las anteriores, se añaden unas bandas transversales irregulares. El adulto tiene alas grises, mientras que la larva es rosa, con la cabeza y el prono marrón oscuro.

 

Ciclo biológico: Las hembras pueden poner entre 100-600 huevos que eclosionan en 4-5 días. Las orugas alcanzan una longitud de 15 mm durante el proceso larvario, un total de 10 semanas. Durante este tiempo, las larvas hacen hilos de seda pegajosos, haciendo que la harina adquiera un aspecto parduzco, con bultos y un olor desagradable. También se acumulan heces resultantes de su actividad. Las pupas se forman en grietas de paredes o directamente en el sustrato formando un capullo durante unos 10 días.

 

Comportamiento: Las encontramos asociadas con alimentos almacenados, en almacenes industriales, especialmente molinos de harina. Vuela atraído por la luz en la noche. Ataca la harina de maíz, los cereales, etc., causando muchos daños y pérdidas económicas.

 

Hábitat y distribución geográfica: Distribución cosmopolita, pudiendo proliferar fácilmente en cualquier almacén de alimentos, especialmente harinas, nueces, semillas, frutos secos, chocolate...

 

Importancia y riesgos para la salud: Riesgos de los daños causados a los productos alimenticios afectados.

Tratamiento:

Existen varios sistemas de lucha contra las polillas, por lo que valoraremos la situación y elegiremos el tratamiento más adecuado a cada entorno y circunstancia.

Tratamiento con trampas de captura

  • Utilización de trampas de captura con atrayentes específicos.
  • Estas trampas no contienen ningún tipo de insecticida.
  • No requiere cerrar la zona a tratar, ni retirar los alimentos.
  • No crea problemas de inmunidad.

Tratamiento con insecticidas de acción por contacto

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo que se aplicará a las áreas sensibles donde se posen los insectos y posibles lugares de nidificación.
  • No son productos tóxicos, son productos plaguicidas con catalogación máxima de nocivos y son altamente efectivos.
    No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.
  • Requiere cerrar la zona a tratar, retirar los alimentos y tiene un plazo de seguridad a respetar antes de volver a entrar en la zona afectada.

Tratamiento con temperatura

  • La temperatura óptima para el desarrollo y reproducción de la mayoría de los insectos, se encuentra entre + 15 ° C y + 35 ° C. A temperaturas superiores a + 45 ° C se pueden exterminar las plagas en todos sus estadios evolutivos (huevo, larva / ninfa, pupa y adulto) en pocas horas, debido a que las enzimas animales se desnaturalizan por encima de los 42º C. Esto ocasiona la parada de los procesos metabólicos y la biosíntesis y el individuo muere.
  • El tratamiento por calor se puede completar si es necesario con un tratamiento químico en puntos o zonas donde el calor no pueda penetrar.
  • Una ventaja de este sistema es que, al poder acceder a las zonas a tratar durante la ejecución del tratamiento, se puede comprobar donde se refugian los insectos y permite modificar o adecuar los protocolos de control y limpieza.
  • Otra ventaja es que no hay que cumplir ningún plazo de seguridad, una vez finalizado el tratamiento se puede acceder a la zona afectada inmediatamente.

 

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.