Cucaracha Oriental o cucaracha negra

Blatta orientalis
Cucaracha Oriental o cucaracha negra

Descripción:

Qué es: La cucaracha negra es la clásica cucaracha que encontramos en nuestros alrededores, autóctona de Europa, de hábitos nocturnos y habitante de las cloacas. Insecto negro de unos 2’5-3 cm de largo, de forma ovalada pero más redondeada que otras especies de cucaracha.

Clasificación: Es un insecto blatodeo, de la familia Blattidae y es nativa de Europa, desde donde se propagó por el resto del mundo. Hay alrededor de 3500 especies diferentes de cucarachas y se han encontrado fósiles de más de 300 millones de años, lo que demuestra el éxito evolutivo de estos insectos.

Morfología: Esta especie presenta dimorfismo sexual, esto quiere decir que hay diferencia visual entre machos y hembras. Los machos presentan alas que cubren 2/3 partes de su cuerpo, mientras que la hembra presenta unas alas vestigiales, muy pequeñas, a pesar de que su cuerpo es más ancho que el del macho. En ninguno de los dos casos las alas son funcionales, puesto que no pueden volar ni planear con ellas. El cuerpo de las cucarachas es ovalado, aplanado y de color negro intenso brillante. Las formas juveniles son más morenas y/o rojizas y en ningún caso presentan alas. Las antenas son delgadas y largas, multisegmentadas. Sus patas presentan pelos. Como insecto hemimetábolo (metamorfosis parcial, no total) que es, en cada muda irá cambiando paulatinamente su morfología hasta convertirse en adultos.

Ciclo Biológico: Es un insecto hemimetábolo, por lo tanto, sus fases serán: Huevo, entre 7 y 10 fases ninfales e imago (adulto). Su ciclo biológico puede durar entre 100 días hasta casi un año, dependiendo de la temperatura. De hecho, es una especie que se considera estacional, puesto que en invierno no se observa mucha actividad mientras que en la primavera y verano afloran los individuos en busca de alimento. Durante el otoño no se observan tantos individuos adultos, puesto que mueren de causas naturales y se detectan más ninfas. La hembra produce la ooteca entre 2 y 4 días después de la cópula y puede transportarla hasta 30h antes de encontrar el lugar propicio para liberarla. Esta cápsula es de unos 8mm de largo y de color marrón oscuro – negro y cada ooteca contiene normalmente 16 huevos, 18 como máximo, dispuestos en dos hileras paralelas. Cuando la hembra libera la ooteca, una vez formada, no la engancha en ninguna superficie como otras especies, si no que la deposita sobre una superficie horizontal, normalmente escondidas en grietas y siempre próxima a una fuente de agua y alimento. La maduración de la ooteca es de 60 días, y una vez eclosionada, saldrán las ninfas de estadio 1. Estas ninfas pasarán entre 7 y 10 estadios en total hasta llegar al estado adulto. Blatta orientalis tiene una longevidad de entre 4 y 6 meses, durante este tiempo, las hembras pueden llegar a poner hasta 10 ootecas, que serían casi 200 crías. A pesar de esto la tasa de reproducción de Blatta orientalis es más baja que la de Periplaneta americana, de forma que la cucaracha americana ha desplazado de muchos lugares a la cucaracha oriental.

Comportamiento: Se alimenta de cualquier tipo de materia orgánica, es omnívora, a pesar de que tiene predilección por los alimentos que contienen almidón. Lo que siempre necesita Blatta orientalis es tener agua disponible, por eso se la conoce como cucaracha de agua. De hábitos nocturnos, sale a buscar comida y a reproducirse-se siempre a la misma hora, como si tuviera un reloj interno. Sólo sale durante el día cuando escasea el alimento, bien por qué no hay suficiente o bien porque hay mucha competencia. No es un insecto social como las abejas u hormigas, pero sí que tiene factores gregarios que hacen que siempre estén en grupo. Suelen esconderse en lugares húmedos y cálidos, entre 20°-29 °C es ideal para ellas, aunque toleran bien las altas temperaturas. Encontrarlas en el exterior es menos habitual, a pesar de que se pueden ver en jardines, bajo hojas o cortezas de árboles, o también en vertederos, en desembocaduras de cañerías... Son más habituales en el alcantarillado, donde disponen de altas temperaturas, restos orgánicos para alimentarse, siempre hay agua y prácticamente nadie las molesta. Suelen vivir bajo el nivel de tierra, y gracias a su cuerpo aplanado, pueden pasar bajo puertas, rejillas, arquetas de registro, desagües...

Hábitat y Distribución geográfica: Su distribución es mundial, como el resto de las cucarachas está ligada al ser humano. Aprovechan nuestros restos de materia orgánica y aquello que no son restos, puesto que pueden infestar fácilmente cualquier local, bar, restaurante, escuela u hospital donde se procesen alimentos. El lugar más habitual donde se pueden encontrar es al alcantarillado, en los sumideros, desagües, sótanos, pórticos y otras ubicaciones húmedas. Tienen predilección por lugares húmedos y cálidos, más en zonas interiores que al exterior y más por las partes bajas de los edificios como por ejemplo lugares bajo tierra que por partes altas como techos o altillos de armarios. No le gustan las alturas, es difícil encontrarla por encima de los 1000m, por lo tanto, no la detectaremos en zonas de montaña. Finalmente, la presencia de Blatta orientalis puede ser detectada por el olor que desprenden ciertas sustancias que secretan, restos de exuvias, excrementos o individuos muertos.

 Importancia Sanitaria y Riesgos: Dada las zonas en las que habita (alcantarillado, vertederos, desagües...), es portadora de numerosos patógenos (bacterias, virus, parásitos...). La mayoría de las enfermedades que transmiten están relacionadas con el sistema digestivo (envenenamiento de comidas, disentería, diarrea) pero otros no (peste bubónica, lepra, fiebre tifoidea...). Estos se pueden encontrar tanto en el exterior del individuo (cuerpo, patas...) como el interior (excrementos). Teniendo en cuenta que estos insectos defecan a medida que van comiendo, pueden infectar fácilmente nuestros alimentos, vajilla, utensilios de cocina... Las excreciones salivales, las exuvias, los cadáveres o los excrementos también generan reacciones alérgicas, incluso estas se pueden transportar por el viento y desplazarse a lugares no infestados con la plaga provocando igualmente la reacción inmunitaria (sarpullido cutáneo, congestión nasal, asma, estornudos, picor de ojos y/o de garganta...).

Plaga: Esta plaga es difícil de tratar puesto que normalmente encontramos los individuos adultos que salgan del alcantarillado para buscar alimento. A pesar de que pueden dejar sus ootecas en nuestras casas o locales para infestar el nuevo territorio, la gran mayoría vienen de fuera. De este modo es muy importante tapar bien todos los agujeros y grietas para evitar el acceso y tener un contrato de mantenimiento para ir eliminando los individuos que consigan entrar en el local.

Tratamiento:

Hay varios sistemas para combatir las cucarachas, por lo que evaluaremos la situación y elegiremos el tratamiento más adecuado para cada entorno y circunstancia.

 

Tratamiento con cebo insecticida para ingestión

  • No requiere cerrar la zona para ser tratada, ni retirar alimentos, ni hacerlo por la noche.
  • No es un producto tóxico y es altamente eficaz.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque con gel y con cebos, seguimiento periódico.
  • El tratamiento se realiza mediante un gel insecticida de última generación que se aplicará a zonas sensibles al paso de cucarachas y siempre ocultas a la vista.
  • Colocación de monitores para evaluar el funcionamiento del tratamiento y detectar lo antes posible una nueva entrada de cucarachas.
  • Otra ventaja de este tratamiento es también su aplicación en áreas cercanas a sistemas eléctricos y electrodomésticos (frigoríficos, cocinas, cafeteras, ordenadores, etc.) sin que se produzcan anomalías.
  • Este sistema nos permite actuar con la máxima eficiencia en aquellos lugares donde tenemos la plaga localizada, con una alta acción de choque y un excelente efecto residual.
  • Otra ventaja de este tratamiento es que el riesgo de entrar en contacto con el producto se minimiza y evita molestias y contratiempos para el cliente.
  • Un gel insecticida es un producto totalmente inodoro que contiene un cebo muy atractivo para las cucarachas, que ingieren el producto en cuanto lo detectan.
  • La aplicación del producto se realiza a través de una pistola específica para este uso.
  • Para llevar a cabo un control exhaustivo de la población de insectos y detectar inmediatamente una posible infestación, se recomienda encarecidamente llevar a cabo inspecciones periódicas.

Tratamiento con insecticidas de acción de contacto

  • Requiere el cierre de la zona para ser tratada, retirar los alimentos y tiene un período seguro que debe ser respetado antes de volver a entrar en la zona afectada.
  • No son productos tóxicos, son productos pesticidas con la catalogación máxima de nocivos y son altamente eficaces.
  • No crea problemas de inmunidad.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo que se aplicará en las zonas sensibles al paso de las cucarachas, en los posibles escondites y en posibles

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.