Chinches de la cama o chinches domésticas

Cimex lectularius
Chinches de la cama o chinches domésticas

Descripción:

Qué son: Es un insecto que parasita a los humanos, vive con él y se alimenta de su sangre (hematófago), produciendo picaduras urticantes que pueden durar un par de semanas. Se esconden muy bien, lo que dificulta su detección y favorece a que se propague a otras áreas del edificio.

Clasificación: Morfología: La fase adulta mide entre 4 – 6 mm. Tienen un cuerpo aplanado de color marrón rojizo. Son bastante ovalados y ápteros (no tienen alas).

Ciclo biológico: Su ciclo biológico tiene una duración variable, ya que hay diferentes etapas y cada una de ellas varia. Ponen de 200 a 500 huevos durante toda la vida (2-3 huevos/día). De los huevos vienen ninfas, que se alimentarán de sangre para moverse y trasladarse al próximo estadio hasta un total de 5 estadios de ninfas. La última etapa es la edad adulta y sólo ellos son fértiles.  El promedio de vida estimado es de 2 años.

Hábitat y distribución geográfica: Viven en climas templados, aunque hay otras especies que prefieren climas tropicales. Durante el día por lo general suelen esconderse por grietas, enchufes, alfombras, colchones, ropa... Aunque son capaces de moverse, por lo general se agrupan (también pueden estar solos) en áreas cercanas donde la víctima descansa, probablemente, la cama.

Comportamiento: Durante el día, la chinche se esconde en recovecos, grietas de madera o pliegues de ropa y sale por la noche a chupar sangre (son insectos hematófagos). Pueden correr a gran velocidad, pero no saltan como pulgas. Podemos encontrarlos en los muebles, grietas en las paredes, papeles, telas, camas, etc. Hay varios medios por los cuales un hogar puede ser infestado con C. lectularius. Las personas pueden estar infestadas de hoteles, moteles u otros tipos de alojamiento, y llevarlos a sus hogares a través de su equipaje. También pueden introducir chinches en sus hogares trayendo muebles o ropa usada infestada. Si alguien está en un lugar con una alta infestación, las chinches pueden ponerse la ropa y ser transportadas en ella, aunque se trata de un comportamiento extraño y eso sólo ocurre en los casos más extremos de infestación. También puede haber infestaciones en bloques de viviendas, en las que se han introducido chinches en una casa que sirve como foco de infestación en el resto del edificio.

Plaga: Se puede transmitir de varias maneras. El más común es durante los viajes: el huésped visita cualquier parte del mundo y se aloja en una casa, hotel, hostal, albergue o cualquier tipo de residencia infectada. Las chinches se pueden mover con el huésped entre sus ropas y regresar a sus hogares o ir al destino programado del huésped, extendiéndose así. Sólo en las principales infestaciones es el insecto transportado directamente al huésped. Otra forma de infectarse es cuando uno de los inquilinos de un bloque de pisos se infecta, y la plaga se extiende por toda la manzana a través del cableado y las paredes.

Importancia sanitaria y riesgos: Aunque las chinches no se consideran transmisoras de enfermedades, sí producen picaduras de urticantes que pueden durar hasta dos semanas.   Las mordeduras de chinche al hombre pueden producir irritación, ansiedad, estrés e insomnio. Es un transmisor mecánico de muchas enfermedades.

Tratamiento:

Existen varios sistemas de lucha contra los chinches (Cimex lectularius), por lo que valoraremos la situación y elegiremos el tratamiento más adecuado a cada entorno y circunstancia.

Tratamiento con temperatura

  • La temperatura óptima para el desarrollo y reproducción de la mayoría de los insectos, se encuentra entre + 15 ° C y + 35 ° C. A temperaturas superiores a + 45 ° C se pueden exterminar las plagas en todos sus estadios evolutivos (huevo, larva / ninfa, pupa y adulto) en pocas horas, debido a que las enzimas animales se desnaturalizan por encima de los 42º C. Esto ocasiona la parada de los procesos metabólicos y la biosíntesis y el individuo muere.
  • El tratamiento por calor se puede completar si es necesario con un tratamiento químico en puntos o zonas donde el calor no pueda penetrar.
  • Una ventaja de este sistema es que, al poder acceder a las zonas a tratar durante la ejecución del tratamiento, se puede comprobar donde se refugian los insectos y permite modificar o adecuar los protocolos de control y limpieza.
  • Otra ventaja es que no hay que cumplir ningún plazo de seguridad una vez finalizado el tratamiento y se puede acceder a la zona afectada inmediatamente.

Tratamiento con insecticidas de acción por contacto

  • El tratamiento se realiza mediante pulverización o espolvoreo que se aplicará en los escondrijos y en las áreas sensibles al paso de los insectos.
  • Requiere cerrar la zona a tratar, retirar los alimentos y tiene un plazo de seguridad a respetar antes de volver a entrar en la zona afectada.
  • No son productos tóxicos, son productos plaguicidas con catalogación máxima de nocivos y son altamente efectivos.
  • Tratamiento puntual o contrato anual: inspección inicial, tratamiento de choque y seguimiento periódico.

 

Si crees que este es tu problema, no dudes, contacta con nuestro equipo de expertos.